Tracé un nombre
en el aire
mientras bailaba
solo en el comedor
parecía no soportar
el piso
pero no
dibujaba con los brazos
un sigel
hecho de sus partes
no despejaba
el humo negro
a brazadas torpes
ubicando la nariz
pidiendo pista
con gesto de pescado
era un dibujo
mío también
descuartizado
un compendio silencioso
una forma de conjurar
un nombre
tracé con las manos frías
crepitó después
alfabetizada
la casa.
en el sueño me decía
arruinas mi visión del mundo
y no sabíamos si celebrar
o seguir con los ojos clavados
cómo si hubiera algo que entender
escribo sobre un tren
dónde los cuerpos son ideas
y digo
que no
que para bestia hacen falta dos
nada más
y un poema azul
escribo
y borro
confiesa que se sabe
incapaz
el cuerpo que sigue con el día
y algo dice
de la luz en la luz
que es lo mismo
cerrar los ojos
o querer lavarlos con jabón
y ver que todo, impoluto
arde
no alcanza
nos vimos
me dijo
nos vimos
y mi ojo maculopático
Rey.

Cuando nos cuenta la del chatarrero

 Ese runrún que es también  coordinar a los cuerpos solos y llenarse de fe no deberia servir para nada más de hecho  si me apuras nada sirve...