Tracé un nombre
en el aire
mientras bailaba
solo en el comedor
parecía no soportar
el piso
pero no
dibujaba con los brazos
un sigel
hecho de sus partes
no despejaba
el humo negro
a brazadas torpes
ubicando la nariz
pidiendo pista
con gesto de pescado
era un dibujo
mío también
descuartizado
un compendio silencioso
una forma de conjurar
un nombre
tracé con las manos frías
crepitó después
alfabetizada
la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuando nos cuenta la del chatarrero

 Ese runrún que es también  coordinar a los cuerpos solos y llenarse de fe no deberia servir para nada más de hecho  si me apuras nada sirve...