Crónica

Era un pájaro
la noche
yo resbalaba entre el hollín y las plumas
con cara de caminar
y ella se miraba los pies
como de lejos

entre las alas casas antiguas encastradas

y yo te hacía burla con las manos
nochecita
te figuraba paloma

tenías un ojo dorado
enorme
puesto al servicio de la calle
y graznabas tango
de camión
de señora
de marcha trasnochada
y nosotros te bailamos
incógnitos
la nuca
las baldosas.

Al ras del plumerío
me fui volando
con vos

y ella 
se reparó inmensa
en la negrura

y fue noche también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pero la verdad esto de ser uno en tres tiene su lógica -su lógica- quiero decir la mía en concreto relleno con la goma espuma del se...